jueves, 16 de octubre de 2014

La primera noche 3

Terminamos la noche en la cama, con varios orgasmos y agujetas por todo el cuerpo. Apenas pude dormir,
lo que me llevo a quedarme en la cama durante parte de la mañana, y al despertar el no estaba allí. Por un momento pensé que lo había soñado, que todo fue fruto de mi desbordante imaginación, pero el dolor de mi cuerpo y el escozor de mi chocho corroboraban mi noche sexual.

Una pequeña nota en la almohada ilumino mi cara:
“Lo siento, me daba pena despertarte, estas preciosa mientras duermes bella durmiente. Esta noche paso a buscarte, ponte algo cómodo y lleva bañador.
La noche fue fantástica, te lo agradezco, eres un soplo de aire fresco en mi vida.
Besos... Jason”

Mil preguntas se agolpaban en mi mente, la excitación asomaba por mi chocho y ¡joder!
¿De donde saco un bañador? Me puse nerviosa, era imposible conseguir un bañador en esa época, al menos uno baratito, y no estaba dispuesta a dejarme un dineral en un bañador solo por un capricho.
Llame a las chicas, estaban todas en la cama, por lo visto se fueron de juerga las muy putas, mientras me dejaron a solas con Jason, aunque pensándolo bien, yo salí ganado.
Pensaban visitar el museo de cera y después el Tate modern, comer en Candem Town y terminar la noche en algún club de jazz, planazo... Pero yo quería, no, necesitaba volver a ver ha Jason, así que decline la oferta, remoloneando un rato mas en la cama y desayunando en el café de la esquina.
Di un largo paseo por la zona, el ambiente era fabuloso, siempre hay gente por la calles de Londres, aunque no era agobiante. No sabía a que hora vendría a recogerme Jason, y decidí pedir algo de comer en el hotel y llevármelo a la habitación, ya que el no tenia mi número, pero podía llamar al hotel. Apenas comencé con mi comida inglesa el teléfono de la habitación comenzó a sonar:
-Hello, Ms Blasco? Mr Lowell is calling you, do you want answer the call?
-Yes, yes please.-casi me atraganto con el “fish and chips”
-Halo, bella durmiente... –¡¡Dios!! Solo oír su voz y mi chocho comenzó a tener vida propia.
-Jason... I miss you, a lot –le solté con mi ingles de academia cutre y una voz de chachonda perdida.
-Lo siento nena, dormías y no quería despertarte, pero esta noche volveré, tengo una sorpresa, espero que no te importe...
-No, claro que no. –importarme dice...
-En unas horas pasara Brian a recogerte, yo te espero en el angar.
-¿Tu no vienes? ¿Angar?
-Es una sorpresa, y no olvides el bañador... hasta luego nena, mi bella durmiente.
-Pero Jason... –bip, bip, bip... Ansia, por volver a verle, a tocarle, a sentir su olor y su mirada, nervios por no saber que habia planeado y un pelin de tristeza por que aun faltaban horas para que llegara el momento.
Pase la tarde paseando por mi habitación, era amplia, pero no lo suficiente, entraba y salía del pequeño balcón y resoplaba como una niña del aburrimiento, y sentada en la butaca frente a la ventana, mi mente comenzó a divagar sobre lo que podría ocurrir esa noche... hasta que me quede dormida.


Continuara...

6 comentarios:

  1. Jason tiene su táctica. Ya lo dije. Me gusta.
    Besos de Pecado.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias!!!
      Espero poder seguir pronto :-)
      Un beso

      Eliminar
  2. La intriga de una cita casi a ciegas despierta una pasion dificil de ocultar.
    Estupendo relato me ha enganchado.
    Que disfrutes del fin de semana.

    Besos.

    Lunna.

    ResponderEliminar
  3. Misterioso el Jason este... Me encantan los hombres misteriosos ;)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Que tendra lo misterioso que tanto nos atrae...

      Eliminar

Muchas gracias por la visita y por comentar :-))))