miércoles, 24 de septiembre de 2014

En la hora del cafe 5

Mientras espero a José las lágrimas hacen acto de presencia, siento su salado sabor en mis labios y me
muerdo la lengua para no gritar, de la rabia y la impotencia ante la situación.
-¡¡Nena!! –alguien me grita y me vuelvo.
-No, vete. –es Miguel, me sigue con el coche.
-Lo siento, por favor espera. -`para el coche y se baja. Siento su presencia detrás de mí. Sujeta mi mano con suavidad, me vuelvo y me abraza.
-Nena, lo siento, yo... te deseo tanto. No quería hacerte daño, por favor, perdóname.
-No, yo no quiero sexo... –le miro a los ojos, y me doy cuenta que me estoy engañando, pues claro que quiero sexo, aquí y ahora. El lo sabe, me conoce bien.
Siento sus manos por mi espalda, el roce de sus labios contra los míos, me besa mientras sus manos suben hasta mi cuello, pero me asusto y le aparto.
-No, Miguel ¿que haces?
-Tranquila, solo voy a besarte, solo quiero hacerte el amor nena. ¿Que pensabas?
-Yo...
-¿Pensaste que yo...? No, jamás te haría daño, así no... –y me sujeta de la cintura, arrastrándome hacia el, volvemos a estar cerca, muy cerca el uno del otro, le beso mientras me agarra y me sube al capo del coche.
Sube mi vestido y me arranca las bragas, besa mis pechos, besa mi chocho y me penetra, allí sobre el coche caliente y las luces apuntando a nuestra locura.
Estábamos follando allí, en medio de la carretera que lleva al hotel, sobre el coche con las luces encendidas, y era excitante, era sensual, era una locura:
-¡Ariane, no! Para... –José me gritaba mientras bajaba de su coche y se acercaba corriendo hacia nosotros. -¡Basta! Parar de follar ahora mismo.
Nos aparto y tiro a Miguel al suelo, lo veía venir y me fui al coche de José. La pelea duro apenas 10 minutos, pero fue intensa, puñetazos y patadas, sangre y sudor. Ambos eran fuertes, pero José sabia pelear, dio clases de autodefensa en la juventud, tuvo una vida difícil, se crió en la calle, y se veía en su forma de pegar. Dejo ko a Miguel en un momento, aunque este se defendió, se dejo caer para terminar con el dolor.
-No vuelvas acercarte a ella, me entiendes. No permitiré que vuelvas a hacerle daño, aun esta confusa pero no por que te quiera, si no por que tú no supiste amarla. Firma el divorcio y olvídate.
-Tenemos hijos sabes... y tengo mis derechos como padre. –le grito miguel con la boca ensangrentada.
-Cierto. Y si quieres a tus hijos harás lo que te digo.
-¿Es una amenaza... José? –sonó como chulesco, como si supiera algo que no debería saber.
-Será una amenaza si tu la conviertes como tal, yo solo te aconsejo sobre lo que es mejor, para todos ¿Entiendes?
Miguel sonrió, tirado en el suelo y escupiendo sangre mezclada con saliva. Me miro y me guiño un ojo, algo que no entendí bien, pero que me asusto enormemente.
José entra en el coche, me ofreció una chaqueta y puso el coche en marcha.
-¿Todo bien? –me pregunto.
-Si... –asentí con la cabeza, asustada y avergonzada por la situación.
-Bien, volvamos a casa entonces. Los niños te esperan.
-¿Los niños?
-Clarita te lo explicara, ella lo vio. –Clara es la mujer de José, ella es una especie de india cheroqui o algo así. Tiene una especie de visiones que le dicen que ocurrirá, un sentido que le indica lo que ha de hacer y unos cánticos y aquelarres para ahuyentar lo maligno, bueno eso cuenta José, yo no creo mucho en esas cosas, aunque parece que esta vez algo de razón tenia.



Continuara...

8 comentarios:

  1. Ay.... visiones y todo!!

    Ya echaba yo de menos esta historia :)

    Besotes :)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. jajajaja no ha sido premeditado eh!!!
      Un beso guapa :-)

      Eliminar
  2. ¡Anda que no! Me gustan a mi estas historias donde se mezcla algo de misticismo, supersticiones y fantasías...
    Me ha gustado.
    Besos de Pecado.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias guapa!!!
      Me alegro que te guste, me vino a la mente de repente, pense que estaria bien un cambio en la historia :-))
      Un besito

      Eliminar
  3. Guapa.... que se me había pasado leer la continuación, con lo interesante que estaba y más que lo has dejado... A mi lo místico y espiritual me encanta, así que este nuevo giro me chifla... a ver que dice la mujer de Jose... que intriga por dios!! :)

    Muchos besinos!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me alegro que os guste tanto, es un tema que da mucho juego!!!
      Un besin potxola!!!

      Eliminar
  4. Que se quede con el otro de la cafetería por dios! No soporto a esos hombres que son como el perro del hortelano, ni comen ni dejan comer. Este no ama ni deja amar a otro. Qué asco de tío el Miguel!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hay mucho de eso por el mundo, desgraciadamente...
      Tendre en cuenta la peticion ;)
      Un besito!!

      Eliminar

Muchas gracias por la visita y por comentar :-))))