miércoles, 14 de noviembre de 2018

Manos de lija, visión femenina. El lado romantico de las cosas

Se sonroja fácilmente y eso le hace sexy, casi tanto como su sonrisa, una de esas de oreja a oreja, de las que iluminan una habitación. Su mirada es alegre y chispeante, y tiene unos preciosos ojos azules con los que te derrite al mirar.
Es uno de esos tipos sencillos a primera vista pero que te atrapan sin darte cuenta, atractivos al segundo vistazo. Tiene un cuerpo bien contorneado, cintura estrecha, culo prieto y espalda ancha, un  triangulo de las bermudas, e imagino que luce unos impresionantes abdominales.
Me atrevería a decir que es un empotrador, o tal vez lo sea en mi mente pervertida y morbosa, en mis sueños mas eróticos y húmedos. Esos en los que sientes cada caricia como si fuese tuya, donde la humedad de tus muslos recorren cada centímetro hasta los tobillos y donde los jadeos se hacen cada vez mas intensos, hasta que, sin darte cuenta, llegas a un clímax tan real como doloroso, al despertar y ver que el no es el dueño de tu placer.
Y el morbo esta servido, al menos así lo sentí cuando, por primera vez, note sus manos, cuando sin querer, un rocé de su piel me hizo estremecer. No eran suaves, al contrario, eran ásperas y secas, como la lija. Pero eso no me echo atrás, al revés, quería volver a sentirlas, quería ver cuanto me excitarían, quería sus manos de lija sobre mi piel.
Desde aquel día, imaginaba su cuerpo sobre el mío, acariciando mis muslos con sus ásperas manos, sintiendo sus labios en mi boca, ahogando mis gritos de placer. Me veía tirando de su pelo, alborotándolo y despeinándolo, y su profunda mirada, sus bonitos ojos azul intenso, puestos en mi, como si en ese instante no habría nada mas importante en el mundo, solo el, yo y el mas intenso y profundo de los placeres. Un sueño que se repetía una y otra vez.

Me gusta observarle, ver como se mueve, como respira... es una delicia verle sonreír, oír su sexy, suave y masculina voz. Me derrite cuando me mira a los ojos mientras habla, es como un vicio incontrolable mirar sus sensuales labios y no dejar de morder los míos, como si fueran los suyos los que están en contacto con mi boca. Y sus manos... me vuelven loca, ásperas, masculinas... de esas que saben tocar, de las que acarician suavemente pero con firmeza. 
Nada en el me desagrada. Tal vez algo si... su forma de hablarme, pero claro ¿quien soy yo? Yo no soy nadie, solo la chica que pasea de un lado a otro con el trapo en la mano. Solo aquella de la que nadie recuerda su nombre. 
¿Quien? 
La chica de la limpieza.

continuara...

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Muchas gracias por la visita y por comentar :-))))