jueves, 21 de mayo de 2015

Saboreando

Ella me miraba divertida, mientras mi falo de arriba abajo relamía traviesa. Yo veía su esplendoroso chocho en el espejo y no podía desear nada mas que saborearlo, pero ella se resistía, reía y lamia mi rabo, y con sus ojos traviesos puestos en mi, sus piernas abría mas para mi. Deseoso de tocarla suplico con mis manos en sus pechos y mis labios en su boca. Siento su lengua húmeda recorriendo mi barbilla, sus piernas cerca de mi cintura y su chocho húmedo en mi pene erecto. Sin dejar de mirarla agarro sus muslos, acercándola a mí, sintiendo su calor, su humedad... ella sonríe y se sienta, introduciendo mi polla entera en su coño, un placer inmenso recorre mi cuerpo, me abraza posesiva y siento sus gemidos en mi oído, lo que me excita aun mas.
-Déjame saborearte... –le pido. Me mira, se lo piensa, sonríe y accede. Levanto su cuerpo sobre mi, quiero
su coño frente a mi... abro sus piernas con suavidad y veo como sus labios dejan paso a su clítoris, húmedo e hinchado, esta preparado para ser saboreado. Acerco mi lengua suavemente, ella gime y estira mi melena con ambas manos, eso me pone y absorbo todo su coño dentro de mi boca, grita, suspira y estira de mi, le gusta y a mi también. Introduzco un dedo, luego otro y mi boca no deja de moverse en círculos alrededor de su clítoris, lamiendo sus labios, mordisqueando todo su chocho. Le tumbo en la cama y la penetro, profundo y despacio, más rápido y más lento, ella goza, siento sus manos en mis nalgas. Pero quiero más de ella, su sabor es excitante, sus gemidos son melodiosos. Vuelvo a su chocho, esta vez le doy la vuelta, quiero probarla de todas las posturas que se me ocurran, ella accede abriéndose mas, exponiéndose entera para mi, y yo la acojo con placer besando sus labios y su clítoris con ansia, pasando mi lengua por cada rincón de su coño mojado, haciéndola gritar de placer hasta llegar al orgasmo para luego penetrarla desde esta postura, y hacerla gozar de nuevo en cada embestida. Grita, gime, la veo en el espejo, adoro su cara cuando disfruta y me excita
sentir como se viene otra vez, haciendo que mi orgasmo llegue también. La abrazo, la beso y me sonríe a través del espejo.

6 comentarios:

  1. No se puede desear menos...
    Besos.

    ResponderEliminar
  2. Ay ay ay creía que ya te había comentado la primera vez que lo leí pero supongo que me entraron calores y se me pasó jajaja
    Qué bien lo haces! Un besazo

    ResponderEliminar

Muchas gracias por la visita y por comentar :-))))