lunes, 12 de mayo de 2014

En la hora del café

   Son las once de la mañana, mi hora del café, y salgo como cada día al bar de la esquina. El café de la oficina es horrible y los cuchicheos del descanso no me interesan.  Hoy no luce el sol, pero hace calorcito y decido salir sin la americana, solo la blusa morada y mi falda favorita. En la cafetería el bullicio me calma, aunque suene contradictorio el silencio de la oficina y los cuchicheos de l@s  compañeros me estresan enormemente. Me siento al final de la barra, donde apenas pueden verme pero yo tengo una imagen panorámica de todo el local.
-Buenos días Ariane, ¿lo de siempre? –pregunta el camarero.
-Buenos días José, si lo de siempre, gracias.
Conozco a José desde el instituto, de hecho fui yo quien le propuso el empleo. El y su esposa necesitaban un empleo urgente y el antiguo dueño del bar necesitaba alguien de confianza para traspasarlo. José es un hombre muy trabajador y su esposa una gran cocinera, juntos levantaron el bar y compraron el negocio. Vengo aquí desde hace 15 años a tomar café y a comer, los años que llevo en la oficina. Nos dedicamos a organizar eventos, tanto grandes como bodas, comuniones etc... como pequeños; despedidas, cumpleaños etc... Me encanta mi trabajo, soy muy perfeccionista, y me gusta que todo salga perfecto, pero a veces las cosas se tuercen y yo estoy para solucionarlas. Somos tres socios, antiguos compañeros de colegio y aunque amigos, nuestras vidas son muy distintas. Yo acabo de divorciarme después de 20 años de matrimonio y con dos hijos. Fernando, mi otro socio, y Elena, la tercera, acaban de comenzar una relación. Ellos están casados, no entre ellos, y por lo visto el roce hizo el cariño y decidieron engañar a sus respectivas parejas, ya que son amantes. Los pille una mañana dándose el lote sobre la fotocopiadora... ¡¡suerte que no había nadie mas!! Ya que trabajamos 10 personas en la oficina y los chismes son la “comida” favorita de la hora del café. No me meto en sus vidas, por lo que no me interesa lo que hagan fuera del trabajo, pero en la oficina espero que se comporten.
-¡OH! Ariane... esto, veras... ¡¡no es lo que parece eh!! –fue la respuesta de Fernando.
-Parece que te estas follando a Elena sobre la fotocopiadora. –comente.
-Jajaja que sentido del humor tienes...
-Me da igual lo que hagáis, pero por favor hacerlo en un hotel, y si rompéis la fotocopiadora la pagáis ¡eh!
-Si, si... no volverá a pasar.
Y en eso quedo el asunto, pero se que se acuestan por que Elena vino a verme para suplicarme que no contara nada:
-Ariane necesito hablarte de lo que ha pasado. –me dijo una tarde, unos tres días después de aquello.
-No te apures, no necesito saberlo.
-Se que no apruebas la infidelidad...
-Bueno, es uno de los motivos por los que me divorcie, pero lo que hagas tu no me incumbe, a menos que me implique de alguna manera. Y no es el caso Elena.
-No quiero que me veas como a una pilingi.
-¿Pilingi? Mira, cada uno sabe lo que tiene en su casa y yo no acostumbro a criticar, ni a opinar de cosas que no se. Mi exmarido no me daba nada, solo trabajaba y trabaja, cuando llegaba a casa era como si viviera solo ya que apenas hablábamos de nada que no fueran los niños y un día decidí que no me case con un armario... pero también decidí que no le engañaría con otro por que es algo que no va conmigo, va en contra de mis principios y por eso le deje, por que vi que estaba empezando a buscar fuera lo que no tenia en casa. Si tú necesitas a Fernán, si le quieres o simplemente le deseas, pero no quieres abandonar a tu marido, es problema tuyo... lo siento...
-Tienes razón, soy una mala mujer, mala persona...
-No, no he querido decir eso... las cosas de pareja son eso, de pareja. Es complicado.
-Yo amo a los dos, cada uno es diferente y me aportan cosas distintas, no puedo dejarlos, a ninguno.
-Me parece razonable, pero Fernán sabe la existencia del “otro”, ¿no crees que tu marido tiene derecho a saber de la existencia de Fernán?
-Pero entonces me dejara, me abandonará...
-Lógico por otro lado, ¿no? Si tu miedo esta en que yo hable, no es problema, siempre y cuando no lo hagáis en la oficina. Una cosa es no decir lo que vi, y otra estar tapando vuestros encuentros amorosos cada día.
-Fernán confía mucho en ti, sabe que no hablaras, pero yo... y todo por esa idea tuya de que la infidelidad es algo malo. Mi marido es feliz sin saber, y yo soy feliz con los dos, no hay nada malo en ello.
-Si, si lo hay, y es que tu marido vive una mentira, el piensa que tu felicidad es suya, y no es así.
-Lo es en cierto modo.
-No, el matrimonio se compone de dos, de la felicidad, el amor y el respeto de ambos dos y no de tres... mira Elena, como te dicho, yo no diré nada, estate tranquila.
No fue una discusión en si, mas bien un intercambio de pareceres, pero ni ella me convenció, ni lo hice yo con ella.

Aun no he terminado mi café ni mi pequeño bocadito, cuando José me trae un cortado.
-Aun no José, me quedan 20 minutos.
-Lo se, pero el señor de la mesa aquella me pidió que te lo sacara, que hoy invita el. –me indica con un gesto de la cabeza a un hombre, esta sentado en la mesa al lado de la puerta, solo y con un par de cafés sobre la mesa.
-¿Quien es? ¿Y por que me invita, si no lo conozco?
-Hace meses que viene. Se sienta siempre cerca de la puerta y pide varios cafés a lo largo de la mañana.
-¿Y como sabe que me pido un cortado antes de marcharme? ¿Crees que observa a la gente y luego se las lleva a su terreno? Ya sabes para torturarla y eso...
-¡¡Ariane por dios, solo te invita al café!!
-Por algo se empieza, ¡¡recuerda aquel que quería atarme a la cama con unas esposas y fustigarme!!
-¡OH, si! Menos mal que lo ahuyentaste.
-José, dile que gracias pero que me pago mis propios cafés.



Continuara...

18 comentarios:

  1. Jajaja.... que bonica eres.
    Me gusta el intercambio de opiniones... soy de ese parecer.

    Y del café... a ver, a ver...

    Un beso!!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es una conversacion que he tenido un par de veces en mi vida... es un relato un tanto raro, pero necesitaba sacarlo, creo que me entenderas :-))))
      un beso!!

      Eliminar
  2. ¡¡Vaya con el café... jajaja!
    besos grandes

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. jajajaja veras el cafetero :p

      un beso :-)))

      Eliminar
  3. UNA CHICA CON UNOS PRINCIPIOS MUY FUERTE, :)
    UN BESAZO ITZALAK!!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. si, me recuerda a alguien... :-))))
      un beso LORD SHADOW

      Eliminar
  4. Otra historia??... Ay Itza me voy a hacer un resumen de quien es quien o mandaré a la de la fotocopiadora a Londres con el señor Moore... es broma guapa!!:)
    Me ha gustado mucho el comienzo , y esta chica me da a mi que me va a sacar más de una sonrisa con sus ocurrencias y hoy buena falta me hacía una sonrisa...

    Muaksss preciosa!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡¡ay!! es que tenia un "run-run" y necesitaba sacarlo... pero con este creo que terminare pronto :-))

      Muxus potxola!!

      Eliminar
  5. Pero que prolifica eres jodia!! Una más...con la naturalidad de siempre...me gusta..
    Es interesante el intercambio de posturas y por supuesto...es interesante la miel en los labios que nos pones!!!!....esa invitación promete seguro!!!!!!
    Un besote!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias guapa, yo tengo tu blog algo "abandonado" pero prometo ponerme al dia pronto :-)))

      Muchos besos potxola!!!!

      Eliminar
  6. Uffff Itzalak, que historia mas interesante, y como siempre real como la vida misma...........
    Me gusta espero que la continúes pronto creo que en cuestión de fidelidad e infidelidad hay opiniones muy contradictorias.

    Besos mil.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias Isobela!!
      Espero poder continuarla y terminarla pronto, ya que es una historia sacada de un momento de cordura, no como las otras que son una locura total jajajaja
      Un beso :-)))

      Eliminar
  7. Huy la infidelidad... Menudo tema. Ya me veo ahí opinando :P
    Muy bueno el relato. Estás muy prolífica últimamente, y yo perezosa a más no poder. A ver si aprendo de ti y me pongo a escribir aunque sea unas líneas. Un besín.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Opina, opina :-)
      Se esta convirtiendo en una necesidad, sacar todo lo que mi cabeza loca imagina, y lo que siente mi alma, es como una terapia :-))) eso, o es que tengo un trueno que no veas!!!

      un beso gamberrita :-))))

      Eliminar
  8. El corazón de ariane esta protegido contra emociones desenfrenadas.... Se le ve una mujer muy independiente y no apta para tonterías.....sobre la infidelidad hay opiniones dispares y las respeto ....itza este relato creo q dará mucho de sí y m encanta, besos guapa!!!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ella es una mujer herida pero fuerte, con unos principios muy marcados, directa y con un sentido del humor diferente.
      Me alegro que te guste preciosa, en un relato un tanto extraño, sacado de una mente muy loca jajajaja
      Un beso :-)))

      Eliminar
  9. Hola, he empezado ahora a leer tus relatos y me estoy picando, me encantan, son super realistas y te los imaginas todo a la perfección. Sigue asi

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias y bienvenida Laura!!!
      Me alegro que te gusten, puedes opinar y/o comentar cuanto desees :-)))
      un saludo

      Eliminar

Muchas gracias por la visita y por comentar :-))))