domingo, 6 de abril de 2014

La clase de gimnasia

          Es el primer día de cole de mi hijo Nicolás, apenas tiene 5 años, y ya ha vivido una mala experiencia. Tras mi ruptura matrimonial he vuelto a casa, al lugar que me vio crecer, y de donde huy hace mas de 10 años. Apenas ha cambiado, todo sigue en el mismo lugar donde lo deje, mi casa, mis amigas, mi viejo coche, y por supuesto mis padres.
Nuestra separación fue de mutuo acuerdo, todo muy amablemente y sin discusiones, pero yo no tengo trabajo y el piso era de alquiler, lo que me obligo a volver al pueblo. Aquí la vida es tranquila, sin el agobio de una ciudad, pero con pocas oportunidades de futuro. La tía Paca tiene la panadería, y muy amablemente a aceptado darme un puesto de dependienta despachando pan, algo que no puedo rechazar dadas las circunstancias.
El colegio esta bien, pocos alumnos pero buen nivel y profesores bien cualificados, Nicolás estará bien atendido mientras yo trabajo, y el esta contento. ¡¡Lo que no se es como podré soportar vivir aquí!!

Son las nueve de la mañana y todos los alumnos del cole esperan en el patio la llamada de la profesora, Lourdes Villanueva, antigua alumna del colegio, y una de mis mejores amigas de la infancia:
-Merche ¿que tal? ¿Como te va? Me comento tu madre que volvías, después de tanto tiempo, quien lo iba a decir ¿verdad? –siento rencor en sus palabras.
-Hola Lourdes. Son circunstancias de la vida, uno nunca sabe donde estará mañana.
-Claro. ¿Este es tu hijo? Es muy guapo, se parece a tu hermano.
-Este es Nicolás, es buen estudiante, y muy bueno.
-Tranquila Merche, aquí estará bien. Vamos Nico, es hora de aprender y jugar.
Lourdes estaba enamorada de mi hermano desde preescolar, pero Enrique nunca se fijo en ella. Yo intente por todos los medios que se hicieran novios, pero no hubo manera, y ahora entiendo por que. Mi hermano vive en Londres desde hace 20 años, desde que salio del armario. Pobre Lourdes, creo que nunca lo supero.
Mientras me despido de Nicolás unas niñas muy monas salen al patio, parece que se preparan para la clase de gimnasia. Rondan los 12-13 años, son unas seis niñas todas vestidas con unos leggins negros y unas camisetas blancas de tirantes. Los niños, unos cuatro, están sentados cerca de las porterías, y parecen enfadados, aunque a esa edad quien no lo esta. Todas están contentas, sonrientes, incluso parecen excitadas, algo poco usual para una simple clase de gimnasia, por lo que decido quedarme a ver que pasa.
Y de pronto lo veo... aparece tras la verja negra del patio... castaño, ojos color miel,  fibroso, con un trasero bien formado y prieto, una amplia sonrisa, guapísimo... y le reconozco... ¡¡madre mía, es Andrés!! Estaba loquita por el en 6º, y en 7º, y en 8º también, fue mi primer amor, platónico, totalmente platónico. El jamás se fijo en mi, apenas cruzábamos unas palabras como: hola, pásame un boli, no tengo folios, que menú hay en cole... y tonterías así.
Decido marcharme cuando nuestras miradas se cruzan... me sonríe, le devuelvo la sonrisa y noto mi chocho palpitar. Ahora entiendo a las niñas, todas locas por el profe de gimnasia, en cambio los chicos enfadados por no poder competir con semejante contrincante.

Mientras vuelvo a casa, hago memoria, intento recordar en que momento nuestras vidas dejaron de cruzarse... ¡ah! Claro, fue cuando mi exmarido llego al pueblo. El, mi ex, lleno mi vida de luz y color, de sueños y locuras por hacer, y fue por el por lo que deje todo aquí, mi vida, mis amigas, mi familia, todo.
-Cariño ¿que tal el nene? ¿Quedo contento? –mi madre esperaba en la puerta de la casa.
-Si mama, todo bien.
-Pareces distraída ¿ha pasado algo?
-Mama, ¿Andrés nunca se marcho del pueblo? He visto que da clases de gimnasia en el cole y...
-¿Andrés? Siii, el se fue a la ciudad con Clara, allí se casaron y tuvieron un par de niños, hasta que ella lo abandono, se fue con un veinteañero, cubano creo... pobre hombre, solo con dos niños. El volvió al pueblo hace dos años y se coloco en el colegio. Ha hecho mucho bien por los chicos, es un buen hombre, cariñosos con sus hijos y amable con sus alumnos... mira haríais buena pareja.
-¡¡mama!!
-Solo era una idea. –la veo sonreír, lo que significa que no lo dejara estar.
-No te metas en mi vida sentimental, mama por favor te lo pido.
-Esta bien, esta bien... ¡tan modernos que sois los jóvenes, y luego no sois capaces de arrimaros un poco!
-¡mama! ¿Estas hablando de sexo?
-No, de arandanos... –sacude la cabeza y entra en casa con una sonrisa. Y la verdad es que no me importaría “arrimarme” con Andrés.

La casa de mis padres es antigua, pero recientemente la han restaurado. Es amplia, con un gran jardín con árboles frutales y un pequeño huerto. Tiene cuatro habitaciones, por lo que no discutimos por el espacio, dos baños amplios y un ático con unas vistas impresionantes. Mi madre cocina, mientras mi padre atiende el huerto y alguna gallina ponedora, los recuerdos de mi infancia se agolpan en mi cabeza cuando subo al ático y observo el paisaje, las flores, el olor,  los colores... todo me trae recuerdos.
Es la hora de comer, y en una hora comienza mi turno en la panadería. Hay pan todo el día, ya que es la única panadería en 10 km a la redonda.
La tía Paca es hermana de mi madre, y la panadería es herencia de su marido, que falleció hace años. Ella ha sabido levantar el negocio sin ayuda de nadie, su única hija, Marcela, y ella ha servido pan y bollería casera durante estos años a todos los pueblos de alrededor, incluso ahora con la nuevas tecnologías sirven a domicilio, hacen pan a la carta, tartas y bollería especiales para gente celiaca o diabética, incluso tiene una pagina Web. Yo no se nada de hacer pan, ni bollería, pero si de despachar el pan, ya que de niña ayudaba a tía Paca, y en la ciudad trabaje en un supermercado algún tiempo.
-Buenos días mi querida sobrina, ¿preparada para tu primer día?
-Hola tita. Estoy algo nerviosa, pero prometo hacerlo bien.
-No te preocupes, por la tarde hay poco trabajo, por eso te pedí el esfuerzo. Cuando te encuentres cómoda con la clientela pasaras al turno de mañana.
-De acuerdo.
-Mira tu primer cliente, te dejo sola. Tienes todos los precios marcados, y la caja registradora ya sabes como funciona ¡suerte cariño!
-Gracias tita.
Y mi primer cliente apareció como en un sueño...
-Buenas tardes ¿que le sirvo?
-Hola Merche.
-¡Andrés! ¿Que, que tal? ¿Que te pongo? Quiero decir... que pan, cuanto pan... perdona, es mi primer día y...
-Tranquila. Una barra normal y una de centeno por favor.
-Claro, ahora mismo. –note el calor en mi cara, como si el horno de la panadería hubiera subido 100 grados la temperatura del local. –aquí tienes, son 1,95 euros.
-Muy bien, gracias Merche. Hasta mañana.
-Adiós... Andrés y gracias. –y mi chocho volvió a palpitar, humedecí las bragas al oír mi nombre salir de su boca, el calor invadió todo mi cuerpo y una pequeñas gotas de sudor recorrieron mis pechos hasta llegar a mi ombligo.

Durante la tarde seis personas más vinieron a comprar pan, y algún bizcocho para desayunar, pero mi mente seguía con Andrés. Mis recuerdos del colegio invadieron mi mente durante la tarde, recordé mis cartas de amor para Andrés, apenas tendría 10 años cuando comencé a escribirlas. 


Continuara...

20 comentarios:

  1. DE VUELTA A LOS ORIGENES Y VIVIR LO QUE NO SE VIVIÓ... :)
    UN BESAZO ITZALAK!!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. O al menos intentarlo!!
      Un beso LORD SHADOW

      Eliminar
  2. A veces el pasado nos inunda. Me ha encantado.
    Besos :)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias, me alegro mucho Amowhor :-))))
      un beso

      Eliminar
  3. Mira que te gusta dejar las cosas a medio hacer.

    Que ella le coja la barra y haga la magia de endurecerla sin necesidad de que pasen 24 horas.

    Y aún así que se la coma.

    jejejejejejejejejejejejejejejejeje

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es por darle intriga al asunto :p
      un beso guille

      Eliminar
  4. En ocasiones el pasado reaparece con mas fuerza...me ha encantado este comienzo...por que continuara no?...
    Itza me encanta la forma en que fluyen naturalmente tus textos...
    Un besote!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias guapa, me alegra mucho leerte :-)))
      Y si continuara.
      Un beso!!

      Eliminar
  5. La casa de los padres de Merche me ha recordado a mi infancia en casa de la abuela... Gracias por eso guapa!!! Hoy ando con el ánimo por los suelos y bueno leerte ayuda....
    Creo que esta va a ser una historia de las de final feliz y bonitas... el pasado cuando vuelve lo hace con más intensidad y llega más hondo, mucho más....
    Espero que continúe... ;)

    Muxus preciosa!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Arriba ese animo potxola!!! Me alegro mucho si mis locos relatos te hacen levantar un poquito el animo.
      Y si continuara... aunque no se si con final feliz :p
      muchos besos!!!

      Eliminar
  6. Vaya, qué buena pinta tiene esta historia. Espero que la continúes en cuanto puedas. Un besito guapetona.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gamberrita!!! Continuara seguro :-))))
      un beso

      Eliminar
  7. Como nos deleitas con la historia, con muchas ganascde seguirla.
    Bss

    ResponderEliminar
  8. Hola Itza,
    Espero que estes totalmente restablecida de tu pequeño percance. Esta historia es realmente apasionante, recuerdos y sensaciones encontradas, de esa adolescencia con su incipiente sexualidad. Recuerdos de historias inacabadas, aquellas que se quedaron por el otro camino y que quien sabe si alguna vez volveremos a reencontrar.
    que me gusta esta historia, llamame nostalgico si quieres, pero me gusta.

    Un besazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Lakott, me alegra mucho "verte" por aqui :-)))
      Voy recuperandome mas despacio de lo que me gustaria, pero mi locura y mis ideas no me abandonan.
      Esta historia tiene algo especial para mi, hay algo de realidad, poco pero hay. Me alegra saber que te gusta, y nostalgico? pues ya somo dos :-))))

      un beso enorme Lakott

      Eliminar
  9. Hay una canción q no recuerdo ahora quien es el compositor q dice q volver a los sitios cuando las personas q esperamos encontrar ahí no están nos llena de tristeza sin embargo para alegría de merche Andrés esta ahí e intuyo q para alegrarle la vida de alguna manera,es lindo revivir lo que en el pasado nos fue negado o distanciado de alguna forma,itza sigue regalándonos tus relatos y trayendo a nuestras mentes delicias para volver a vivir lo que un día vivimos....

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Dicen que no es bueno mirar atras, pero a mi me ayuda para revivir ciertos momentos, ciertas vivencias que no pude terminar, es como un desahogo.
      Me alegra saber que disfrutas con la lectura, que consigo transmitir todos los sentimientos y las sensaciones que percibo al recordar ciertas personas y situaciones.
      Muchas gracias zisolda, eres un amor :-)))))
      un beso

      Eliminar
  10. Me había perdido esto!!!!

    Me encanta!!! Luego sigo con la 2ª parte, que ahora no me da tiempo.

    Me encaaaanta!

    Un besazo!

    ResponderEliminar

Muchas gracias por la visita y por comentar :-))))