martes, 18 de febrero de 2014

Un dia cualquiera (capitulo 5)


Estoy sentada en una pequeña camilla, dentro de una habitación que bien parece la consulta de un medico. Tengo al doctor Shepard frente a mí con una grapadora quirúrgica en la mano, y al señor Moore a mi derecha con los brazos cruzados y observándome como un idiota:
-¿Cree usted señorita, que será lo suficiente fuerte para soportarlo, o quiere que le coja la mano como a una niña? –estoy convencida de que esta vacilando, pero su aspecto serio me confunde.
-¿Es necesario tener publico? soy una mujer adulta ¡¡por dios!! –ahora suelta una carcajada que me deja atónita.
-Jajajajaja ya me voy, ya me voy.... jajajaja... la espero en mi habitación, procure llegar entera, ¿si? –se da media vuelta y oigo su risa alejarse.
Es tremendamente sexy oírle reír, y mas aun ver su cara alegre, tiene un carácter complicado, cambiante, pero en el fondo creo que es solo una mascara. Posiblemente algo, o alguien le ha hecho daño, y esta es su manera de protegerse, ojala pudiera ayudarle, cuando sonríe es mucho mas sexy, y su cara se ilumina cuando esta alegre.
-Bueno señorita, terminare en un santiamén si se tumba y me deja hacer.-me dice el doctor.
-Bien, adelante. Tengo una cita con el señor Moore, y ya llevo muchas horas de retraso.

¡¡Joder, que dolor!! Las malditas grapas duelen más que el golpe en la cabeza, y además el doctor necesito cortarme un poco el pelo, para que las grapas pudieran entrar bien en el cuero cabelludo. A si que ahora, además de media docena de grapas, tenia una pequeña calva en la cabeza ¡¡vamos, de lo mas sexy!! Y mi cita con el señor Moore no podía esperar hasta que creciera el pelo.

Respire hondo... me coloque todo en su sitio: la camisa, el sujetador, las tetas.... en fin, lo típico antes de una cita, y me dirigí hacia la habitación del señor James Moore. Estaba realmente nerviosa, tenia muchas ganas de conocer que me ofrecía exactamente ese contrato que no llegue a leer, pero lo que mas me comía el coco, era el asunto de “mi amiga” que el señor Moore menciono.

Toque la puerta con los nudillos:
-¡Adelante! –oí a mi hombre-voz. Abrí la puerta despacio.
-Buenos días, siento mucho el retraso, tuve un pequeño percance con mi cabeza, y bueno... aquí tengo la prueba de mi retraso. –y con todo el morro le entrego el justificante que le pedí al doctor Shepard.
-¿Que es esto? –me pregunta con cara de perro.
-Bueno, como comento que teníamos un contrato, pensé que lo mejor era justificar mi retraso en condiciones.
-Esto... esto es lo que me gusta de usted, que le gusta hacer las cosas bien, todo formal y por escrito, si señor. Venga, siéntese. Tengo aquí su contrato, imagino que quiere leerlo, aunque le advierto que nadie le dará las mismas condiciones, puede que al principio no le parezca mucho, pero después le daré una columna diaria si los lectores responden bien a sus primeros relatos.
-Perdón ¿ha dicho relatos? ¿Como sabe usted eso? Solo un pequeño grupo de amigos y familiares saben que escribo...
-Lo se.
-¿Lo sabe? ¿Y como es posible? Un momento... usted comento algo de “mi amiga”... aquí esta pasando algo y yo no entiendo lo que es.
-Yo se lo explico, pero tiene que prometer que me escuchara antes de cerrarse en banda y huir. –me indica con la mano que me siente a su lado.
-¿Huir? Por favor ¿por quien me toma, por una traficante de relatos eróticos?
-Su sentido del humor me desconcierta. –su media sonrisa me derrite por un momento.
-A mi me desconciertan sus cambios de humor... perdón, no quería ofenderle. –me muerdo la lengua, pero no parece molesto.
-Bueno, lo primero que debe saber es quien soy y a que me dedico, por lo que he podido deducir no tiene ni puñetera idea. Mi padre es el fundador y creador de la primera revista hecha, escrita y dirigida por y para mujeres, exclusivamente para mujeres.
-La “Andrarena” la conozco, la compro desde sus comienzos, pero...
-Lo se, su amiga lo dejo bien claro en todas y cada una de las cartas de solicitud que me envió.
-Mi amiga otra vez... ¡¡que misterio!!
-Dejara de interrumpir en algún momento, a si tardare una eternidad en explicarle... –ya se le hincho la vena de la frente.
-Perdón, ya me callo.
-Bien... decía... mi padre la fundo, el la hizo para mi madre, ella estaba enferma, un cáncer de huesos. Mi madre escribía relatos desde muy joven, y cuando conoció a mi padre el le prometió que todo su trabajo lo haría publico para que todo el mundo pudiera disfrutar de su talento. Cuando mi madre estaba en sus últimos meses de vida, mi padre decidió invertir todo lo que tenia en hacer feliz a mi madre, a si que puso en marcha el proyecto con la ayuda de la familia y amigos. La primera tirada fue un éxito, la segunda lo fue mas y a si hasta hoy. La revista es una de las de mayor tirada mundial, dentro de su categoría. El nombre lo puso mi madre, ella es de descendencia Vasca y “Andrarena” esta escrito en vasco, significa: de la mujer.
Bien, una vez conocida la historia, que dicho sea de paso, muy poca gente tiene el privilegio de oírla de primera mano, vamos a lo importante.
Karen, tus relatos me recuerdan mucho a los de mi madre, ella tenía tu salero, tu humor, tu desparpajo... me gusta, me gusta mucho. Te ofrezco un contrato para publicar un relato mensual, de una columna completa, en la sección “sueña eróticamente”. El sueldo no es mucho, unos 800 dólares, podrás mandar tus relatos por mail, nosotros lo corregimos si lo deseas, aunque no te hace falta, y tú le das la salida cuando quieras. Si la cosa va bien, que ira seguro, en unos meses te daré una columna fija, podrás publicar relatos semanales y comentar la sección diariamente, el sueldo subirá, 1700 dólares aproximadamente, aunque entonces si necesitare que te acerques a la ciudad un día a la semana al menos. Bien, si te interesa, podemos discutir los detalles mientras comemos, ahora tengo una cita importante.

Trago saliva:
-Una columna... en la “Andrarena” y me pagara...
-Hasta ahora he pagado a todos y todas las trabajadoras que tengo a mi cargo, si.
-Y que me dice de las ruedas de su coche ¿no las tenia que cambiar mi tío en el taller?
-Le ofrezco un contrato en una de las revistas de mayor tirada, y usted se preocupa de las ruedas de mi coche ¡¡eres tremenda Karen Jones!!



Continuara...

12 comentarios:

  1. Muy bueno Itza, como me reido, veremos como se las apaña Karen.
    encantado de pasar por aqui, un saludo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Lakott muchas gracias, me alegra mucho saber que te has divertido con el relato, eso es que lo estoy haciendo bien :p jajajaaja
      Encantada de "verte" por aqui, pasa hasta la cocina y sientete como en casa :-)))))
      Un beso

      Eliminar
  2. Esto sí que es una fantasía como dios manda, va a ganarse la vida escribiendo y parece que va a follar y todo jajajajajajaja Me encanta!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. jajajajaja imagine que te gustaria!!! mmmm lo de follar aun esta por ver :-)))

      Gracias Giu :-))))
      Un besito

      Eliminar
  3. Por lo menos añadirá recuerdos de momentos a su hombre-voz y no se hinchara a tener las bragas mojadas por él todo el rato... Y como dice Giu publicará sus relatos.muy bien itza sigue así es una delicia leerte

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Creo que añadira algo mas que recuerdos jajajajaja

      Muchas gracias zisolda, me alegro mucho que disfrutes con la lectura :-)))))

      un besito

      Eliminar
  4. JEJEJEJE,,, ESTA CHICA ES MORTAL, LE OFRECEN UN BUEN EMPLEO Y PIENSA EN EL COCHE...
    UN BESAZO ITZALAK!!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. jajajajaja la muy tontorrona!!!
      Un beso LORD SHADOW :-)))))

      Eliminar
  5. Jajaja, eres fantástica dando giros... entre la calva, las grapas, los relatos y las ruedas... casi derrapas, pero lo has clavado. Oye, que si eso le pasas mi numero a Moore, jajajaja.

    Un besazo! :)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Nota mental: dar telefono de tatu al señor Moore. jajajaajaja

      Gracias, a veces se me ocurren cosas muy locas, pero al final siempre vuelve la cordura jajajaja

      Besos!!!

      Eliminar
  6. Oh señor.... Lo que no se te ocurra a ti... jajajajaja... Eres una maestra de los giros inesperados, ahora resulta que es para escribir relatos y yo pensando que la quería para otros menesteres... Yo y mi mente sucia... jajajaja.... Me ha gustado mucho!!

    Muakkkkksssssssssssssss :))

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. jajajajajaja ya llegaran los otros menesteres tambien.... digo yo eh!!!

      Muchas gracias Haydeé, me alegro mucho que te guste :-)))))))

      Besitos!!!

      Eliminar

Muchas gracias por la visita y por comentar :-))))