lunes, 27 de enero de 2014

Un dia cualquiera (capitulo 3)

  Estoy en la puerta del hotel, una de esas puertas giratorias con las que nunca me he llevado bien, y un simpático botones que me mira con cara de no entender cual es mi dilema:
-Señorita, ¿puedo ayudarle? –me pregunta amablemente.
-Es muy posible que si, vera tengo que entrar en el hotel, alguien me espera, pero no se quien es. Esta en la suite nº13, y he de recoger una llaves.
-¿Y cual es el problema, señorita?
-¿Usted sabe quien es, sabe quien se aloja en esa suite?
-Si lo se, pero no puedo decirle quien es, no me esta permitido hablar de los huéspedes del hotel, señorita.
-Entiendo. Y si le digo que es el señor Moore, James Moore.
-Si ya sabe como se llama y que habitación tiene, no entiendo el problema, señorita.
-Pues es fácil, ¿como es el señor Moore? Joven viejo, guapo, feo, alto... –me interrumpe.
-Señorita, no puedo decírselo.
-Vale, vale... ¡dios! ¡¡Maldito código de los botones o lo que sea eso que tengáis!! –no insisto mas y me dirijo a la puerta. Me impresiona la recepción, amplia y muy iluminada, una guapa recepcionista me atiende:
-Buenas noches, ¿que desea?
-Hola, yo tenia una cita, bueno no es una cita propiamente dicha, he quedado con el señor Moore, vengo a recoger su coche.
-Si, me dijo que vendría. Aquí tiene su llave, suite nº 15, ultima planta a la izquierda.
-¿Perdón? No, no se ha equivocado, yo solo he de recoger unas llaves en su habitación.
-Señorita Jones, ¿no es usted?
-aaammm.... si, pero, yo no he pedido una habitación.
-El señor Moore me pidió que le diera la suite nº15, me dijo que vendría sobre esta hora y que le diera además este sobre.
-¿Un sobre? ¿Una suite? Que coño es todo esto, discúlpame, he de hacer una llamada. –estoy alucinando, no entiendo nada y decido llamar a mi tío, el me aclarara este asunto. Marco. Da señal.
-Karen, ¿eres tú?
-Tito, ¿se puede saber a donde me has enviado? Este tío ha alquilado una suite a mi nombre y le ha pedido a la recepcionista que me de un sobre cerrado. ¿Que coño esta pasando?
-¿Que, de que me hablas? Solo tienes que recoger las llaves en el hotel que te escribí, y después traer el coche para que le cambie la pieza, no se nada de ningún sobre.
-Esto es muy raro, este señor quiere que me quede en el hotel por alguna razón que por supuesto desconozco, y me da algo en un sobre que por supuesto no he abierto. ¿Me dices que coño tengo que hacer? –no se si estoy acojonada, excitada o soñando otra vez.
-Pues no se... abre el sobre, y según lo que diga... pues.... no se, aprovecha la suite y date un buen baño...

-¿Que?
-¡¡ay niña!! No se, tu sabrás. Tu tráeme el coche, lo que hagas con  ese hombre no es asunto mío. –y me cuelga, dejándome sola ante la situación. Me dirijo de nuevo a recepción, y ahora esta otra persona, un jovencito con cara de pillo y el pelo revuelto.
-Buenas noches señorita, ¿en que puedo ayudarle?
-Emm... Soy Karen Jones, tengo que recoger el coche del señor Moore y...
-Oh la señorita Jones, tenga su llave, suite nº15, ultima planta hacia la izquierda.
-Si, si, si... pero vamos a ver... yo no quiero una habitación, solo recoger el coche.
-El señor Moore insistió mucho en que no le dejáramos marcharse, señorita.
-¿Como que insistió? No entiendo nada ¡¡coño!!
-Señorita, solo ha de ir a la suite, abrir el sobre que le dio mi compañera y esperar. No se arrepentirá, se lo aseguro.
-¿Pero tu sabes de que va esto o que?
-Señorita todo el que conoce al joven señor Moore, nunca se arrepiente.
-¿Joven? A si que no es un viejo...
-Nooo, el señor Moore padre ya no viene por aquí, el esta muy mayor, y todo el trabajo lo ha delegado en su hijo, un apuesto joven y muy caballeroso.
-Bueno me quedo mas tranquila, ¿a si que es de fiar? –vaya, y que querrá de mi.
-Oh si señorita, yo se lo puedo asegurar.
-Bien, dame esa llave, ¿que habitación?
-Suite nº15, el señor Moore solo se aloja en habitaciones impares y así lo desea para sus invitados también.
-Madre mía, ya empezamos con las rarezas de millonetis. En fin, gracias y buenas noches.
-Buenas noches señorita y mucha suerte. – ¿suerte? Por que coño me desea suerte, es que ¿acaso me ha tocado algo? ¿Es que ese hombre me resolverá la vida o algo así?



            Durante mi pequeño viaje desde recepción hasta la última planta de este impresionante hotel, solo puedo pensar en un tío feo, calvo y tremendamente rico, que necesita hacer tonterías como esta para poder echar un polvete. Y desde luego que conmigo no lo va a conseguir, a mi con dinero no se me compra, con sexo.... si, con sexo si, pero con dinero ni hablar.
Entro en la habitación, es impresionante, es más grande que mi apartamento en Barickend, el salón tiene unas vistas preciosas de central Park, el baño..... ¡¡Madre mía!! Tiene una bañera donde entran por lo menos seis personas ¡¡creo que podría hacerme hasta un largo!! Y la cama.... pero si yo me pierdo en la mía que es de 1,05, y esta ¡¡es de 2x2!!
¡¡¡Ring, ring, ring!!! El teléfono de la habitación esta sonando, y no me atrevo a cogerlo. Lo dejo sonar....
pero insisten. Nerviosa descuelgo:
-Siiii...
-Señorita Jones, bienvenida, ¿le gusta la habitación? –¡¡ooohhh esa voz!!
-Quien... ejem... ¿quien es? –estoy nerviosa y asustada.
-James Moore, ¿esta siendo todo de su agrado señorita Jones?
-Si, si señor... todo esta bien, gracias. Pero yo.... –es el... ¡¡es mi hombre-voz!!

-Bien, léase el contrato con calma, mañana a las 8 en punto le espero en mi habitación y comentaremos las cláusulas, si tiene alguna petición, las escuchare gustosamente, intercambiaremos impresiones y si todo esta bien ambos firmaremos los papeles y pasara usted a ser una de mis colaboradoras. Descanse, buenas noches señorita Jones. –me cuelga el teléfono, mi cara de tonta esta reflejada en el cristal de la habitación. No se cuanto tiempo paso, quizás 20 o 40 segundos, hasta que reaccione. ¿Contrato? ¿Firmar? ¿Colaboradora? Debía de ser un error, alguna Karen Jones tenia un contrato con este señor, y seguro que esa no era yo. ¡El sobre! Lo deje sobre el bonito mueble del recibidor, corro hasta el, torpemente me tropiezo y me golpeo la cabeza contra el suelo.... siento que me voy a desmayar... ooohhh sangre, mierda.... y todo se volvió negro.

Continuara...

10 comentarios:

  1. Nena eres la bomba!!! Creo que lo tuyo es el suspense... te encanta dejarnos con ganas de saber que pasa... jejejeje... de saber más!!! Pues másssssssssss :P

    Me ha gustado mucho la continuación guapa!!!

    Besinossssssssssss :))

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. jajajaja Haydee me alegro mucho que te guste y que te deje con ganas de masssss, eso es buena señal :-))))))
      un beso

      Eliminar
  2. Y aquí estoy yo, pensando en qué va a ocurrir, en qué pone en ese sobre, en qué pasará cuando le encuentre..... ufffffff.... me tienes ya enganchada!!

    ResponderEliminar
  3. jajajajaja me encanta veros enganchadas a mi "culebron", muchas gracias tatu :-)))
    Besos

    ResponderEliminar
  4. Se abre una puerta en la suite de un hotel y todo un mundo de posibilidades se abre a nuestros ojos y se dispara la imaginación...espero más...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. jajajajaja a saber con lo que se encuentra esta mujer!!!!
      un beso

      Eliminar
  5. Soy fan tuya. Para cuándo el libro? ;)

    ResponderEliminar
  6. jajajajaja te voy a poner un piso en la gran via jajajajaja muakssss

    ResponderEliminar
  7. Itza genial como siempre. Igual que te han dicho antes estoy con ganas de mas.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Lakott!!!! Muchas gracias, me alegra tu visita :-))) Un beso

      Eliminar

Muchas gracias por la visita y por comentar :-))))